Clínica Baviera

EL GLAUCOMA, UNA ENFERMEDAD SILENCIOSA

El diagnóstico precoz y el tratamiento inmediato son fundamentales para controlar esta enfermedad

El glaucoma afecta a cerca de medio millón de españoles, aunque el carácter asintomático de esta enfermedad provoca que la mitad de los casos no hayan sido diagnosticados. La comunidad oftalmológica estima que un 2% de las personas mayores de 40 años padecen esta dolencia, incrementándose el riesgo de desarrollarla a edades más avanzadas.

Tras la diabetes, el glaucoma está considerado como la segunda causa de ceguera evitable en países industrializados y afecta a más de 60 millones de personas en el mundo. Se trata de una enfermedad neurodegenerativa caracterizada por el daño en el nervio óptico secundario provocado, en un alto porcentaje, por el aumento de la presión intraocular. El deterioro progresivo de las fibras del nervio suele conducir a la pérdida del campo visual y, en los casos más graves, a la ceguera.

glaucoma_clinicabaviera

En la gran mayoría de los casos, el glaucoma es asintomático hasta fases avanzadas cuando ya se ha percibido una pérdida importante de visión, sobre todo de la visión periférica (lateral), que es la que primero suele verse afectada. Por esta razón, es fundamental que las personas con perfiles de riesgo, como los pacientes con antecedentes familiares, diabéticos, personas con miopía elevada y los mayores de 50 años se sometan a revisiones oftalmológicas periódicas.

El protocolo médico para detectar un posible caso de glaucoma es sencillo. Consiste en realizar una medición de la presión intraocular del paciente a través de una tonometría de no contacto, una prueba indolora y cuya duración no supera los dos minutos.

Teniendo en cuenta que el daño que produce el glaucoma es irreversible, cuanto antes se realice el diagnóstico y se instaure el tratamiento oportuno, mejores serán los resultados. Aunque no existe cura para el glaucoma, sí podemos frenar su progresión, mitigando el deterioro progresivo del nervio óptico y la pérdida del campo visual mediante la reducción y el control de la presión intraocular.

El tratamiento de esta enfermedad depende del tipo de glaucoma al que nos enfrentemos y de las causas del mismo. No en todos los casos existe un tratamiento curativo, pero un seguimiento y un control adecuados, con un cumplimiento estricto del tratamiento médico con colirios (monoterapia o politerapia), pueden estabilizar la enfermedad. El tratamiento médico puede completarse con intervenciones quirúrgicas (con láser o cirugía tradicional) con las que se consigue frenar las lesiones en el nervio óptico y en la retina.

 

 

Tags: , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. EL GLAUCOMA, UNA ENFERMEDAD SILENCIOSA - 01/12/2013

    [...] Viva con salud [...]

Add your response