Resource 4 the people

La relación entre el fármaco Avandia y los científicos amigos de GSK

Resource 4 the people

Un análisis ha descubierto que el 87% de los científicos que en sus artículos mostraron su apoyo a Avandia, un fármaco de GlaxoSmithKline (GSK) para la diabetes tenían algún vínculo económico con la compañía farmacéutica. El fármaco se había relacionado con un aumento del riesgo de sufrir infartos.

No revelaron sus intereses

Desde aquel estudio publicado en 2007 que lo relacionaba con un mayor riesgo de sufrir infartos, el fármaco Avandia ha sido siempre objeto de polémica. Los datos publicados en el último número de la revista British Medical Journal reducen a la nada la poca credibilidad que podían tener los científicos que apoyaban el antidiabético del laboratorio GSK.

Los investigadores que han sacado a relucir estas relaciones económicas son miembros de la clínica Mayo, de Minnesota (EEUU). Se trata de una organización científica libre de patrocionios comerciales. El estudio consistió en el análisis de 202 artículos acerca del supuesto riesgo de ataques cardiacos por el consumo del fármaco Avandia.

Tras el análisis, los científicos concluyeron que un 94% de los autores que apoyaban al fármaco en entredicho tenían algún vínculo económico con compañías farmacéuticas que fabrican productos para el tratamiento de la diabetes. Un 87% tenían esa relación económica con el propio laboratorio GSK.

No sólo había conflictos de intereses entre los “científicos” que apoyaban a Avandia; 25 de los 29 artículos que recomendaban otro fármaco, Atos, del laboratorio estadounidense Eli Lilly, también estaban escritos por “científicos” con vínculos económicos con este último laboratorio.

Por su parte, la mayoría de los científicos que criticaron el fármaco Avandia no tenían ningún conflicto de intereses.

Según Mohammed Murak, profesor de medicina que dirigió el análisis, lo más grave es que los científicos ocultasen sus conflictos de intereses. Según el experto, lo recomendable es retirar Avandia del mercado. Sin embargo, el organismo regulador británico sigue recomendándolo.

En definitiva, parece de broma, pero es verdad: un fármaco para el tratamiento de la diabetes, que podría causar infartos y cuya defensa ha sido llevada a cabo por científicos comprados, sigue en el mercado y sigue siendo recomendado por organismos públicos. Ya reaccionarán cuando las pérdidas por el escándalo sean mayores que los ingresos generados por la mentira. Eso sí, las cuentas de las farmacéuticas, a rebosar, como siempre.

La imagen que acompaña a este post dice: “Alerta importante: Avandia ha sido relacionado con un incremento de la tasa de infartos y muertes relacionadas con problemas cardiacos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies