El Reiki: del Tíbet a las clínicas de Occidente (1)

El Reiki: del Tibet a las clínicas de Occidente (I)

En el mundo del estrés, las prisas y el mal humor, cada día aparecen nuevas técnicas de relajación y métodos pseudoprofesionales que, se supone, nos ayudarán eliminar la energía negativa o transformarla para provocar una actitud más positiva y optimista.

En medio de toda la maraña de técnicas y magos varios que se anuncian en la boca de metro, ha surgido con fuerza el Reiki. Se trata de una ciencia curativa que ha caído en el olvido con la expansión de la medicina moderna, y que ha sido redescubierta por la investigación de antiguos sutras tibetanos.

Transmisión de la energía del universo

La palabra Reiki se compone de dos términos japoneses: Rei (energía del universo) y Ki (energía vital). Su objetivo es la armonización de las dos formas de energía en el organismo del paciente.

Para curar al paciente, el practicante, llamado sanador, debe utilizar su energía mental para transmitirle la energía Rei. Con esto se consigue que la energía Ki pueda fluir por el organismo del paciente con la calidad y la cantidad suficientes para que viva saludablemente.

Según los partidarios de esta técnica de técnica milenaria, gracias a las sesiones de Reiki se logra un estado de bienestar y de salud general.

One thought on “El Reiki: del Tibet a las clínicas de Occidente (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies