Cómo la psicología puede ayudar en el tratamiento de la depresión

Cómo la psicología puede ayudar en el tratamiento de la depresión

La Psicología moderna se enfrenta con frecuencia al tratamiento de problemas de depresión. Este es un trastorno afectivo y del estado de ánimo, que se traduce en síntomas psíquicos como la apatía por la vida, la desgana y un profundo sentimiento de dolor y tristeza, además de otros de carácter somático como la pérdida de apetito o trastornos del sueño. En estos casos, resulta muy recomendable recibir ayuda por parte de Psicólogos con el fin de combatir el problema.

Cómo la psicología puede ayudar en el tratamiento de la depresión

Según la Organización Mundial de la Salud, en España un millón y medio de personas sufren esta enfermedad, aunque una gran parte no han sido tratados, de forma que podrían empeorar. Los episodios leves se traducen en desinterés por lo que antes gustaba y fatiga; en los graves y sin tratamiento, se agudizan la pérdida de la autoestima, la falta de concentración e incluso se pueden sufrir alucinaciones y delirios.

El tratamiento de la depresión según Centrum Psicólogos, en un estado leve o moderado, no necesita realmente apoyo farmacológico ya que la psicoterapia congnitivo-conductual y la interpersonal son del todo eficaces. En el caso de requerir medicación, los beneficios de los antidepresivos tardan de 7 a 21 días en causar efecto; a partir de la cuarta semana, se puede comenzar a evaluar la evolución. Asimismo, la dosis inicial debe ser baja e ir aumentando poco a poco. La duración de la terapia variará en función del tipo de depresión que el profesional experto diagnostique.

En todo el proceso, además del papel del psicólogo, resulta clave el de la familia del paciente, pues esta actúa como el principal soporte tanto en la fase previa al tratamiento como a lo largo de su duración. En suma, la depresión constituye un problema muy común en nuestro país y fuera de él pero del cual se puede llegar a salir con la ayuda adecuada.

Fuente de información:

http://www.webconsultas.com/salud-al-dia/depresion/farmacos-antidepresivos-9751

Leer Más

La elección del colchón afecta a nuestro sueño

La elección del colchón afecta a nuestro sueño

Los factores que entran en juego para escoger un buen colchón son múltiples y suelen ser desconocidos por el público en general. Es una decisión compleja, pero a la vez muy importante para tu salud. El descanso y la calidad del sueño son fundamentales para rendir en el día a día.

La elección del colchón afecta a nuestro sueñoUn colchón desgastado por el uso y los años puede ser la causa de algunos problemas para la salud: afecciones musculares, fatiga, insomnio, estrés o dolores de espalda, entre otros.

Es importante entrar a valorar varios aspectos de nuestro futuro colchón: la tecnología con la que está elaborado, el material de su estructura, el diseño de la parte interior y los tejidos para su acabado. En el mercado existe una gran variedad, y es importante recordar que no existe un colchón perfecto en términos absolutos. Es decir, el colchón perfecto dependerá en gran parte de las características del usuario y sus necesidades. Para ello hay que valorar el peso, la altura, la posición habitual para dormir y la sensación térmica del usuario. Según esto último, escogeremos el acabado que más convenga. También debe valorarse si éste padece problemas de espalda y en qué tipo de colchón acostumbra a dormir.

Hay varios tipos de colchones elaborados con distintos materiales. Los de muelles, espuma, látex y viscolástica son los más comunes. También existen colchones de agua, textiles, mixtos o de aire, pero su uso está mucho menos extendido que los primeros.

El uso de los colchones de muelles ha ido descendiendo los últimos años a favor de colchones de látex, de espuma y los viscolásticos. Aunque existen colchones de muelles de gran calidad, tienen el inconveniente de que terminan hundiéndose por la parte central y suelen ser fríos.

Los colchones de espuma de poliuretano suelen ser bastante económicos, pudiéndose adquirir distintas calidades según la densidad de la espumación. Si ésta es baja, es más que probable que el colchón termine perdiendo consistencia y se hunda con los años.

Los colchones viscolásticos están formados por varias capas. La más superficial de ellas está especialmente diseñada para que el colchón se adapte por completo a la forma y temperatura de nuestro cuerpo. Por ello, esta capa ha de tener al menos 6 centímetros de grosor, pero no es recomendable que sea demasiado gruesa, ya que puede afectar negativamente a la movilidad corporal. También es importante prestar atención al núcleo interior del colchón, tanto si es de espuma como si es de muelles.

Los colchones de látex tienen un núcleo formado por una estructura de goma de látex con varias aperturas que facilitan la ventilación y les otorgan resistencia. Son ergonómicos como si se tratara de un colchón de muelles, y se adaptan muy bien al cuerpo gracias a su gran elasticidad.

Todos los tipos de colchones tienen ventajas e inconvenientes que deben ser estudiados en relación a las características particulares de cada uno.

Leer Más

pies_podologia

Consejos para cuidar nuestros pies tras el verano

pies_podologiaDurante el verano nuestros pies están expuestos a una mayor sudoración, al ambiente seco, a un calzado abierto que no siempre es el más adecuado… Tras las vacaciones, es importante aplicar una serie de cuidados para paliar los problemas y mantener la salud de cara al otoño.

Durante el verano extremamos los cuidados de nuestra piel para combatir los riesgos del sol con protectores solares, protegemos nuestros ojos del sol con gafas y utilizamos prendas frescas y ligeras para alejar de nuestra piel los rigores del verano.

Cuando finaliza la época estival es habitual que realicemos una “puesta a punto” para septiembre utilizando mascarillas para nutrir el pelo, exfoliantes para rostro y piel o dietas detox para que nuestro organismo se recupere de los excesos de la alimentación veraniega.

Pero… ¿qué pasa con los pies? Se trata de una de las partes del cuerpo más olvidadas durante todo el año, que sufre no sólo la carga del peso del cuerpo, sino también los rigores del verano y del invierno sin cuidados apropiados.

Los especialistas, como el profesor José Luis Moreno, jefe de estudios de Podología de la Universidad Alfonso X el Sabio de Madrid, señalan la importancia de mantener la salud de nuestros pies durante el verano. Estos cuidados deben aplicarse también tras el verano como una manera de “ponerlos a punto” para el mes de septiembre. Te los resumimos a continuación:

  •  En primer lugar, examina el estado de tus uñas. Un color amarillento, la aparición de grietas o molestias junto a la carne pueden ser síntomas de que algo no va bien en las uñas. Observa también talones y empeine para controlar las durezas: la aparición éstas son una de las afecciones que más habitualmente atacan a los pies. Cuando veas que tus pies presentan estos casos, lo más indicado es acudir a un especialista o médico, ya que en ocasiones el origen se encuentra en problemas circulatorios o de diabetes.
  • A continuación, exfolia los pies con un producto específico para eliminar las pieles muertas. Estos permitirá que los productos hidratantes actúen de manera más efectiva.
  • Hidrátalos bien. Si cuidamos durante todo el año la salud de nuestras manos… ¿por qué no hacemos lo mismo con los pies? Las cremas hidratantes emolientes específicas para pies mantendrán la correcta hidratación de esta parte del cuerpo.
  • Imponte una rutina de cuidado intensivo. Un baño relajante o simplemente lavar bien tus pies al llegar a casa reactivarán la circulación y prevendrán problemas. Para hacerlo correctamente, hay que limpiar bien los espacios interdigitales y secarse bien entre los dedos.
  • Mantén a raya las infecciones por hongos. A la vuelta de vacaciones son muchos los que se imponen como “buen propósito” acudir al gimnasio. El sudor y llevar calzado poco adecuado o calcetines de fibras que no permitan traspirar son un caldo de cultivo para las infecciones por hongos, cuyos síntomas más habituales son la piel seca, el enrojecimiento, ampollas, picazón o descamación. Por esta razón hay que mantener los pies limpios y secos, cambiar de zapatos, medias y calcetines a menudo y no llevar calzado apretado.
  • Compra un calzado adecuado. Zapatos de materiales como gomas son los menos adecuados, ya que trasmiten el frío y el calor y favorecen la sudoración. Las fibras naturales o las pieles son mucho más indicados.

Ante cualquier patología y síntoma extraño, acude a un podólogo. Revisar los pies al menos una vez al año es tan importante como el cuidado bucodental.

Imagen: https://www.flickr.com/photos/27384147@N02/4849189554

Leer Más

protect-solar

Los fotoprotectores, indispensables con el buen tiempo

Deben aplicarse según el tipo de piel, antes de la exposición al sol y ponerse de nuevo cada cierto tiempo, sobre todo después del baño

Con la llegada del buen tiempo y, sobre todo en verano, la fotoprotección es una medida que no debe pasarse por alto para evitar los daños que los rayos solares pueden ocasionar en la piel, como quemaduras o alergias. Indispensable en niños, puede aplicarse mediante cremas que protegen de los rayos nocivos del sol, pero también tapando la piel con la ropa y evitando las horas centrales del día, principalmente en la época estival.

protect-solar

 

Los fotoprotectores son sustancias que se aplican sobre la piel para protegerla de los rayos ultravioletas A y B del sol (UVA y UVB), de forma que es posible estar expuesto al sol durante más tiempo, dependiendo del tipo de piel y del factor de protección solar (SPF) que nos apliquemos. Los filtros solares son físicos, que alejan la radiación dispersándola, y químicos, que absorben la energía de la radiación UV, transformándola en energía no perjudicial.

Para saber qué tipo de protector solar hay que ponerse, lo primero que hay que conocer es el tipo de piel que se tiene. El fototipo de piel I nunca se broncea, siempre se quema y suele darse en personas con el cabello pelirrojo y los ojos azules; el fototipo II se broncea a veces, en ocasiones se quema y tiene el pelo rubio y los ojos azules o verdes; el III siempre se pone moreno, raramente se quema y su cabello es castaño y sus ojos grises o marrones, y el IV siempre está moreno, jamás se quema, su pelo es negro y sus ojos marrones.

Hay dos tipos de fotoprotectores. Los sistémicos, como los beta-carotenos, que consisten en pigmentos naturales precursores de la vitamina A, aumentan ligeramente la tolerancia al sol en algunas enfermedades fotoagravadas y actúan frente a los radicales libres durante el proceso fotoxidativo, pero no tienen acción inmunoptortectora ni preventiva del fotoenvejecimiento o la fotocarcinogénesis.

Se trata, por ejemplo, del té verde, que es rico en polifenoles como catequinas y ácido fenólico, con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, y un helecho tropical de América Central llamado ‘Polypodium leucotomos’, muy usado en la cultura popular contra afecciones cutáneas inflamatorias, cuya administración oral o tópica en la actualidad tiene importantes acciones antioxidanes, antiinflamatorias, inmunoprotectoras y fotoprotectoras.

La otra clase son los fotoprotectores tópicos, que han evolucionado mucho en los últimos años, hasta alcanzar una gran aceptabilidad, mayor adherencia a la piel y más uso de los de amplio espectro, es decir, los que protegen contra la radiación nociva UVB y UVA-I y II. El idóneo de este tipo es una sustancia opaca con protección total frente a ambas radiaciones, biológicamente inerte, químicamente inalterable y aceptable cosmética y dermatológicamente.

Tras los primeros usos y años de investigaciones, en la actualidad se utilizan protectores con oxybenzona, que cubre los UVA cortos; avobenzona, que protege de los UVA largos pero es fotoinestable; el metilantranlinato, que hace barrera contra los UVA cortos pero es menos efectivo que las benzofenonas, entre otros, todos ellos incoloros, no irritantes ni fotosensibilizantes y cosméticamente aceptables.

Con el descubrimiento de Tinosorb-M, se obtuvo el primer pigmento que actúa por reflexión, absorción y dispersión con pantalla contra las radiaciones UVB y UVA. Además, se usan agentes potenciadores de los fotoprotectores tópicos por sus acciones antioxidantes y conservadoras del sistema inmune cutáneo, como las vitaminas: el acetato de vitamina E, el palmitato de vitamina A y el D-pantenol, entre otros.

Los fotoprotectores actuales son, generalmente, resistentes al agua, pero, no obstante, hay que volverlos a aplicar cada media hora tras el comienzo de la exposición al sol y después del baño o la sudoración extensa. En principio, las cremas de protección solar se deben poner entre 30 y 45 minutos antes de comenzar el “baño de sol” y aplicarse cada dos horas.

Leer Más

espalda

¿Qué colchón es mejor para los dolores de espalda?

espaldaLos dolores de espalda a menudo se producen por mantener una mala postura en nuestro día a día, nos sentamos de forma incorrecta, curvamos la espalda cuando vemos la televisión, leemos en un asiento no que no es adecuado… tras un duro día nuestra espalda necesita descansar para que todo el cuerpo esté en buena forma y goce de buena salud.

Sin embargo, muchas veces tras el sueño los dolores de espalda persisten, y en algunos casos es por tener un colchón inadecuado que no ayuda a tener un sueño reparador. Para quienes sufran dolor de espalda deberán elegir un colchón que se adapte a sus necesidades.

Al contrario de la creencia popular que dice que los colchones duros son los más adecuados para mitigar el dolor de espalda, los mejores son los colchones de dureza media que se adaptan a las curvaturas de la espalda. Para que el cuerpo pueda descansar con comodidad los mejor es que el colchón presente menor sujeción en las zonas más ligeras del cuerpo y que presente apoyo y firmeza en toda la zona de la columna, las caderas y los hombros.

En las tiendas especializadas en colchonería encontraréis una amplia variedad de colchones visco elásticos que cumplen todas estas funciones: alta adaptabilidad y firmeza media. Conviene siempre consultar a un experto cual es el más indicado para las necesidades concretas de una persona.

También existen los llamados colchones ortopédicos y terapéuticos fabricados para mejorar los dolores musculares y aliviar los dolores de espalda. Todos ellos tienen tejidos con tratamientos anti ácaros para evitar que huéspedes no deseados se cuelen en el colchón.

Nosotros recomendamos elegir un buen colchón que a la larga será nuestro principal aliado para combatir los días de cansancio, las malas posturas y los dolores de espalda. Un colchón bueno os durará muchos años y os ofrecerá el descanso que necesitáis.

Leer Más

consejos-sol

Cómo protegerte del sol en la playa

Con la llegada del calor y del buen tiempo a todos nos gusta tumbarnos bajo el sol y ‘ponernos morenos’ en los meses de verano. ¿Pero sabes cómo protegerte del sol en la playa? ¿Conoces los cuidados que debes aplicarte antes, durante y tras la exposición solar? Los rayos pueden generar en nuestra dermis diferentes enfermedades con el paso de los años, algunas irreversibles, y por eso es indispensable que conozcamos toda la información de antemano sobre cómo tomar el sol de forma saludable.

En Vitealia podrás ampliar tus conocimientos sobre cómo mantener tu piel cuidada durante todo el año.

consejos-sol

¿Cuándo hay que protegerse del sol?

  • Antes de la exposición. Aunque la clave para protegerse del sol es utilizar una crema solar adecuada, no sólo es importante su aplicación en la playa sino que debemos echarnos ésta antes de tomar el sol. ¿Por qué? Porque desde que llegamos a la playa hasta que nos la untamos ya llevamos varios minutos expuestos a los rayos. Por lo tanto, lo ideal es aplicarla antes de salir de casa y que la piel vaya absorbiendo la crema lentamente para que la protección sea total. Si no sabes cómo elegir la crema adecuada a tu tipo de piel, lo mejor es que lo consultes con un médico o un farmacéutico, pero ante la duda elige siempre un factor alto. El factor 25, 30 o incluso 50 nos protegen durante más tiempo de los rayos UVA y es especialmente importante su utilización en los primeros días ya que nuestra piel está más sensible a sus efectos.

 

  • Mientras tomamos el sol. La mayoría de cremas tardan 20 o 30 minutos en hacer su efecto protector, por lo que si te bañas en la playa, lo recomendable es que te vuelvas a aplicar la crema nada más que te seques y que mientras esperes a la sombra hasta que pase ese tiempo. Si utilizas un factor de protección bajo deberás acortar la frecuencia con la que eches la crema solar ya que tu piel será más vulnerable a sus consecuencias dañinas. Siempre que puedas, la ropa es la forma más efectiva de que los rayos no nos afecten por lo que si tienes alguna parte de tu cuerpo especialmente sensible, protégela con tela ante la exposición. Y mientras tomamos el sol, no sólo debemos centrarnos en los cuidados de la piel sino también en la de nuestros ojos. Igual que tenemos que usar una crema solar fiable, también debemos ponernos gafas de sol homologadas ya que el sol puede dañar la retina y la córnea de forma irreversible.

 

  • Posterior hidratación de la piel. Cuando hacemos ejercicio bebemos agua para hidratarnos, por eso tras la exposición del sol debemos hidratar nuestra piel para seguir protegiéndonos de él posteriormente. Aunque nuestra piel no parezca que se haya enrojecido, debemos untarnos crema hidratante o ‘aftersun’, especialmente si estos productos llevan en su composición aloe vera. Si hay alguna zona del cuerpo donde nos hayamos quemado, la aplicación de la hidratante debe hacerse cada hora hasta que notemos que la piel no la absorbe de forma inmediata. Dicha zona debe quedar además totalmente protegida del sol en las siguientes horas, o incluso los próximos días si ha sido muy grave la quemadura.

 

Otras formas de hidratar la piel

Tomar líquidos también nos ayuda a que la piel y el interior de nuestro cuerpo queden hidratados tras una exposición al sol; especialmente el agua mineral o los zumos naturales son las bebidas más recomendadas para la recuperación de nuestra dermis. También es importante refrescar la piel desde el exterior, por lo que darse una ducha de agua tibia o fría nos ayudará a cerrar los poros que se han abierto al tomar el sol, nos hidratará y el cuerpo no sufrirá cambios bruscos de temperatura.

Leer Más