nieve_seguro_medico

Cómo proteger la piel y los ojos si vas a la nieve

nieve_seguro_medicoCon la llegada del invierno también llega la oportunidad de disfrutar del esquí y de otros deportes en la nieve. Sin embargo, estas prácticas pueden ser peligrosas para la salud de la piel y los ojos si no se toman las medidas de protección adecuadas.

Cuando vamos a la montaña a practicar deportes de invierno en la nieve, a lo largo de un día soleado, es muy probable que estemos sometiéndonos al doble de radiaciones solares que si estuviéramos en la ciudad. Esto viene explicado por dos factores: el reflejo de la nieve y la altura a la que nos encontramos. La nieve funciona como un auténtico espejo, ya que en ella se refleja el 80% de las radiaciones solares; además, el impacto de los rayos ultravioletas es mayor cuando estamos a más altura (aumentan un 10% cada 1.000 metros).

Precauciones para un día de nieve en la montaña

Las radiaciones solares suponen importantes riesgos para el bienestar de los ojos y la piel. Por esta razón es fundamental recordar lo siguiente:

1.    No te olvides las gafas de sol

Se trata de un elemento imprescindible para evitar molestias oculares y problemas graves que pueden ser irreversibles en el futuro. Si dejas sin protección a tus ojos puedes padecer lesiones maculares, cataratas precoces, queratitis o conjuntivitis, entre otras dolencias. Mejor si son polarizadas y con lente espejada, ya que te ofrecerán una mayor calidad en la visión mientras practicas deporte, evitando los incómodos reflejos. Los cristales de colores anaranjados o con tonos amarillos son ideales para los días nublados. Sin embargo, si el día es soleado, son perfectos los cristales marrones o verdes, ya que permiten percibir más claramente los contrastes.

2.    Protege e hidrata tu piel

Recuerda aplicarte una loción en la cara y las partes del cuerpo que quedan al descubierto. Es conveniente echarse la crema solar quince minutos antes de entrar en contacto con las radiaciones solares. Aunque sea invierno, debes usar un nivel alto de protección, ya que el riesgo de quemarte es más alto que en condiciones normales.

También debes tener en cuenta que con el frío la piel se deshidrata, por eso intenta conseguir una crema solar que además de protegerte te hidrate.

3.    Cuida tus labios

Utiliza los protectores labiales que se venden específicamente para la nieve, ya que tienen un mayor nivel de protección. El frío, el sol, el viento y la nieve hacen que los labios se estropeen.

 

4.    Si está nublado también debes protegerte

No confíes en que tus ojos y tu piel están más seguros en un día con nubes. Ten en cuenta que las radiaciones UVA son mayores en invierno.

 

5.    Acude a un profesional en caso necesario

Si olvidaste tomar estas precauciones y has sufrido daños en la piel o los ojos por una exposición prolongada, no dudes en acudir a un médico. Lleva siempre a mano los datos de tu seguro médico o tu centro de salud habitual para acudir cuanto antes.

 

Leer Más

Radiación visible, una amenaza para tu piel

La luz del Sol tiene algunas ventajas indiscutibles para nuestro organismo, ayudándolo a producir melanina, a obtener vitamina D y liberar endorfinas, generando una sensación muy agradable. Sin embargo, si tenemos en cuenta los estudios de los últimos años sobre la radiación solar, no existe ningún motivo por el que debamos exponer nuestra piel a los rayos del Sol sin ningún control ni protección.

La sobreexposición de la piel y los ojos a radiaciones solares puede acarrear muchos más problemas de salud de los que se creía hace unos años, ya que los efectos nocivos generados por la luz visible y la radiación infrarroja A han sido descubiertos de forma relativamente reciente, a principios del presente siglo.

(más…)

Leer Más

consejos-sol

Cómo protegerte del sol en la playa

Con la llegada del calor y del buen tiempo a todos nos gusta tumbarnos bajo el sol y ‘ponernos morenos’ en los meses de verano. ¿Pero sabes cómo protegerte del sol en la playa? ¿Conoces los cuidados que debes aplicarte antes, durante y tras la exposición solar? Los rayos pueden generar en nuestra dermis diferentes enfermedades con el paso de los años, algunas irreversibles, y por eso es indispensable que conozcamos toda la información de antemano sobre cómo tomar el sol de forma saludable.

En Vitealia podrás ampliar tus conocimientos sobre cómo mantener tu piel cuidada durante todo el año.

consejos-sol

¿Cuándo hay que protegerse del sol?

  • Antes de la exposición. Aunque la clave para protegerse del sol es utilizar una crema solar adecuada, no sólo es importante su aplicación en la playa sino que debemos echarnos ésta antes de tomar el sol. ¿Por qué? Porque desde que llegamos a la playa hasta que nos la untamos ya llevamos varios minutos expuestos a los rayos. Por lo tanto, lo ideal es aplicarla antes de salir de casa y que la piel vaya absorbiendo la crema lentamente para que la protección sea total. Si no sabes cómo elegir la crema adecuada a tu tipo de piel, lo mejor es que lo consultes con un médico o un farmacéutico, pero ante la duda elige siempre un factor alto. El factor 25, 30 o incluso 50 nos protegen durante más tiempo de los rayos UVA y es especialmente importante su utilización en los primeros días ya que nuestra piel está más sensible a sus efectos.

 

  • Mientras tomamos el sol. La mayoría de cremas tardan 20 o 30 minutos en hacer su efecto protector, por lo que si te bañas en la playa, lo recomendable es que te vuelvas a aplicar la crema nada más que te seques y que mientras esperes a la sombra hasta que pase ese tiempo. Si utilizas un factor de protección bajo deberás acortar la frecuencia con la que eches la crema solar ya que tu piel será más vulnerable a sus consecuencias dañinas. Siempre que puedas, la ropa es la forma más efectiva de que los rayos no nos afecten por lo que si tienes alguna parte de tu cuerpo especialmente sensible, protégela con tela ante la exposición. Y mientras tomamos el sol, no sólo debemos centrarnos en los cuidados de la piel sino también en la de nuestros ojos. Igual que tenemos que usar una crema solar fiable, también debemos ponernos gafas de sol homologadas ya que el sol puede dañar la retina y la córnea de forma irreversible.

 

  • Posterior hidratación de la piel. Cuando hacemos ejercicio bebemos agua para hidratarnos, por eso tras la exposición del sol debemos hidratar nuestra piel para seguir protegiéndonos de él posteriormente. Aunque nuestra piel no parezca que se haya enrojecido, debemos untarnos crema hidratante o ‘aftersun’, especialmente si estos productos llevan en su composición aloe vera. Si hay alguna zona del cuerpo donde nos hayamos quemado, la aplicación de la hidratante debe hacerse cada hora hasta que notemos que la piel no la absorbe de forma inmediata. Dicha zona debe quedar además totalmente protegida del sol en las siguientes horas, o incluso los próximos días si ha sido muy grave la quemadura.

 

Otras formas de hidratar la piel

Tomar líquidos también nos ayuda a que la piel y el interior de nuestro cuerpo queden hidratados tras una exposición al sol; especialmente el agua mineral o los zumos naturales son las bebidas más recomendadas para la recuperación de nuestra dermis. También es importante refrescar la piel desde el exterior, por lo que darse una ducha de agua tibia o fría nos ayudará a cerrar los poros que se han abierto al tomar el sol, nos hidratará y el cuerpo no sufrirá cambios bruscos de temperatura.

Leer Más

Cómo preparar la piel antes de la exposición solar.

Cómo preparar la piel antes de la exposición solar

Si no lo has hecho ya, seguro que estás a punto de empezar tus merecidas vacaciones, un tiempo en el que, por lo general, se pasa mucho más tiempo al sol, no solo bronceándonos sino en nuestro día a día. Para evitar que la piel de nuestro rostro sufra, es importante que sigamos un protocolo previo a la exposición solar y evitar que nos salgan manchas, rojeces e, incluso, quemaduras.

Cómo preparar la piel antes de la exposición solar.
Cómo preparar la piel antes de la exposición solar.

Consejos para que la piel de tu rostro no sufra en los primeros días de sol

Con el fin de minimizar riegos futuros en el rostro, María (más…)

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies