quemaduras-santalucia

Enfriar la zona con agua y poner un apósito, principales medidas para tratar una quemadura leve

quemaduras-santaluciaNunca se debe poner hielo, usar cremas o romper las ampollas cuando se quema la piel

De primero, segundo y tercer grado. Así se clasifican de menor a mayor gravedad las quemaduras corporales que pueden suceder a una persona según la extensión de los tejidos dañados. En el caso de las primeras, sólo resulta afectada la piel del área quemada, que estará hinchada y enrojecida, mientras que las de segundo grado son aquellas en las que la segunda capa de la piel también queda dañada.

Las quemaduras más leves se pueden tratar en casa mediante sencillos procedimientos como enfriar el área quemada con agua fría o derretida de hielo, aplicar un apósito en la zona dañada sin ejercer presión sobre la quemadura y, si la herida produjera mucho dolor, administrar algún analgésico como paracetamol, ibuprofeno o aspirina para rebajarlo.

En esa primera fase de enfriamiento de la piel en las quemaduras menos importantes para, entre otras cosas, reducir el dolor y la hinchazón, se debe dejar que el agua caiga sobre el área afectada con el fin de poder pasar a la segunda etapa de tratamiento, que consiste en aplicar un vendaje con una gasa de algodón para que el aire no entre en contacto con la zona afectada y rebajar también el dolor y la inflamación.

Las preocupantes son las quemaduras de tercer grado, donde todas las capas de la piel están quemadas, por lo que se ven de color negro o blanco, produciéndose daños permanentes en el tejido. Para este tipo de heridas, lo mejor es contar con un seguro de salud que permita una atención con la mayor brevedad posible, como el iPlus de santalucía, que ofrece asistencia sanitaria y en viaje, servicio médico telefónico y un servicio de bienestar y salud, entre otras prestaciones.

La mejor opción para las quemaduras graves es pedir asistencia médica, pero, mientras ésta llega, se puede proceder a quitar cuidadosamente la ropa quemada del afectado y verificar sus signos vitales: pulso, respiración o circulación. En todo caso, se desaconseja el uso de agua fría para estas quemaduras, en las que incluso pueden verse afectados los huesos, mientras que sí se recomienda envolver las zonas dañadas con un paño húmedo o una toalla estériles.

Para saber hasta dónde ha llegado la quemadura, se puede estudiar si la piel está carbonizada o se han formado ampollas, puesto que todo ello indica que la capa superior de la piel ha quedado dañada. De todas formas, si el área afectada está en la cara o en el cuello, no se debe realizar presión, puesto que esa práctica puede llevar a la inflamación y la consiguiente dificultad para respirar.

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies