consejos-sol

Cómo protegerte del sol en la playa

Con la llegada del calor y del buen tiempo a todos nos gusta tumbarnos bajo el sol y ‘ponernos morenos’ en los meses de verano. ¿Pero sabes cómo protegerte del sol en la playa? ¿Conoces los cuidados que debes aplicarte antes, durante y tras la exposición solar? Los rayos pueden generar en nuestra dermis diferentes enfermedades con el paso de los años, algunas irreversibles, y por eso es indispensable que conozcamos toda la información de antemano sobre cómo tomar el sol de forma saludable.

En Vitealia podrás ampliar tus conocimientos sobre cómo mantener tu piel cuidada durante todo el año.

consejos-sol

¿Cuándo hay que protegerse del sol?

  • Antes de la exposición. Aunque la clave para protegerse del sol es utilizar una crema solar adecuada, no sólo es importante su aplicación en la playa sino que debemos echarnos ésta antes de tomar el sol. ¿Por qué? Porque desde que llegamos a la playa hasta que nos la untamos ya llevamos varios minutos expuestos a los rayos. Por lo tanto, lo ideal es aplicarla antes de salir de casa y que la piel vaya absorbiendo la crema lentamente para que la protección sea total. Si no sabes cómo elegir la crema adecuada a tu tipo de piel, lo mejor es que lo consultes con un médico o un farmacéutico, pero ante la duda elige siempre un factor alto. El factor 25, 30 o incluso 50 nos protegen durante más tiempo de los rayos UVA y es especialmente importante su utilización en los primeros días ya que nuestra piel está más sensible a sus efectos.

 

  • Mientras tomamos el sol. La mayoría de cremas tardan 20 o 30 minutos en hacer su efecto protector, por lo que si te bañas en la playa, lo recomendable es que te vuelvas a aplicar la crema nada más que te seques y que mientras esperes a la sombra hasta que pase ese tiempo. Si utilizas un factor de protección bajo deberás acortar la frecuencia con la que eches la crema solar ya que tu piel será más vulnerable a sus consecuencias dañinas. Siempre que puedas, la ropa es la forma más efectiva de que los rayos no nos afecten por lo que si tienes alguna parte de tu cuerpo especialmente sensible, protégela con tela ante la exposición. Y mientras tomamos el sol, no sólo debemos centrarnos en los cuidados de la piel sino también en la de nuestros ojos. Igual que tenemos que usar una crema solar fiable, también debemos ponernos gafas de sol homologadas ya que el sol puede dañar la retina y la córnea de forma irreversible.

 

  • Posterior hidratación de la piel. Cuando hacemos ejercicio bebemos agua para hidratarnos, por eso tras la exposición del sol debemos hidratar nuestra piel para seguir protegiéndonos de él posteriormente. Aunque nuestra piel no parezca que se haya enrojecido, debemos untarnos crema hidratante o ‘aftersun’, especialmente si estos productos llevan en su composición aloe vera. Si hay alguna zona del cuerpo donde nos hayamos quemado, la aplicación de la hidratante debe hacerse cada hora hasta que notemos que la piel no la absorbe de forma inmediata. Dicha zona debe quedar además totalmente protegida del sol en las siguientes horas, o incluso los próximos días si ha sido muy grave la quemadura.

 

Otras formas de hidratar la piel

Tomar líquidos también nos ayuda a que la piel y el interior de nuestro cuerpo queden hidratados tras una exposición al sol; especialmente el agua mineral o los zumos naturales son las bebidas más recomendadas para la recuperación de nuestra dermis. También es importante refrescar la piel desde el exterior, por lo que darse una ducha de agua tibia o fría nos ayudará a cerrar los poros que se han abierto al tomar el sol, nos hidratará y el cuerpo no sufrirá cambios bruscos de temperatura.

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies