pies_podologia

Consejos para cuidar nuestros pies tras el verano

pies_podologiaDurante el verano nuestros pies están expuestos a una mayor sudoración, al ambiente seco, a un calzado abierto que no siempre es el más adecuado… Tras las vacaciones, es importante aplicar una serie de cuidados para paliar los problemas y mantener la salud de cara al otoño.

Durante el verano extremamos los cuidados de nuestra piel para combatir los riesgos del sol con protectores solares, protegemos nuestros ojos del sol con gafas y utilizamos prendas frescas y ligeras para alejar de nuestra piel los rigores del verano.

Cuando finaliza la época estival es habitual que realicemos una “puesta a punto” para septiembre utilizando mascarillas para nutrir el pelo, exfoliantes para rostro y piel o dietas detox para que nuestro organismo se recupere de los excesos de la alimentación veraniega.

Pero… ¿qué pasa con los pies? Se trata de una de las partes del cuerpo más olvidadas durante todo el año, que sufre no sólo la carga del peso del cuerpo, sino también los rigores del verano y del invierno sin cuidados apropiados.

Los especialistas, como el profesor José Luis Moreno, jefe de estudios de Podología de la Universidad Alfonso X el Sabio de Madrid, señalan la importancia de mantener la salud de nuestros pies durante el verano. Estos cuidados deben aplicarse también tras el verano como una manera de “ponerlos a punto” para el mes de septiembre. Te los resumimos a continuación:

  •  En primer lugar, examina el estado de tus uñas. Un color amarillento, la aparición de grietas o molestias junto a la carne pueden ser síntomas de que algo no va bien en las uñas. Observa también talones y empeine para controlar las durezas: la aparición éstas son una de las afecciones que más habitualmente atacan a los pies. Cuando veas que tus pies presentan estos casos, lo más indicado es acudir a un especialista o médico, ya que en ocasiones el origen se encuentra en problemas circulatorios o de diabetes.
  • A continuación, exfolia los pies con un producto específico para eliminar las pieles muertas. Estos permitirá que los productos hidratantes actúen de manera más efectiva.
  • Hidrátalos bien. Si cuidamos durante todo el año la salud de nuestras manos… ¿por qué no hacemos lo mismo con los pies? Las cremas hidratantes emolientes específicas para pies mantendrán la correcta hidratación de esta parte del cuerpo.
  • Imponte una rutina de cuidado intensivo. Un baño relajante o simplemente lavar bien tus pies al llegar a casa reactivarán la circulación y prevendrán problemas. Para hacerlo correctamente, hay que limpiar bien los espacios interdigitales y secarse bien entre los dedos.
  • Mantén a raya las infecciones por hongos. A la vuelta de vacaciones son muchos los que se imponen como “buen propósito” acudir al gimnasio. El sudor y llevar calzado poco adecuado o calcetines de fibras que no permitan traspirar son un caldo de cultivo para las infecciones por hongos, cuyos síntomas más habituales son la piel seca, el enrojecimiento, ampollas, picazón o descamación. Por esta razón hay que mantener los pies limpios y secos, cambiar de zapatos, medias y calcetines a menudo y no llevar calzado apretado.
  • Compra un calzado adecuado. Zapatos de materiales como gomas son los menos adecuados, ya que trasmiten el frío y el calor y favorecen la sudoración. Las fibras naturales o las pieles son mucho más indicados.

Ante cualquier patología y síntoma extraño, acude a un podólogo. Revisar los pies al menos una vez al año es tan importante como el cuidado bucodental.

Imagen: https://www.flickr.com/photos/27384147@N02/4849189554

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies